miércoles, 23 de diciembre de 2009

23Diciembre.

Quiero que me comas el corazón despacio. Y que tu música me llene de nuevo de aire los pulmones. Respirarte fuerte y robarte el aliento con un beso de precisión quirúrgica. Agárrate a mis vértebras, puedes usar mis costillas para escalar el romántico ambiente de aquellas noches en vela, en las que teníamos prohibido cerrar los ojos si no era para soñar despiertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario